El almacenamiento en caché de WordPress desempeña un papel importante en la velocidad y el rendimiento de tu sitio web. Sin embargo, si la configuración no es la adecuada, puede dar lugar a lo que se conoce como fallo de caché.

Para reducir la probabilidad de que esto ocurra, y que los tiempos de carga de tu sitio se ralenticen como resultado, es útil saber cómo funcionan las pérdidas de caché y cómo prevenirlas. Afortunadamente, existen pasos sencillos que puedes dar para organizar mejor tu sistema de caché y mejorar el rendimiento general de tu sitio web.

En este artículo, explicaremos qué es una pérdida de caché y cómo se produce. También discutiremos en qué se diferencia de un golpe de caché, y te daremos consejos sobre cómo puedes reducir eficazmente las pérdidas de caché en tu sitio web. ¡Empecemos!

Introducción a la caché

Antes de ver lo que es un fallo de caché, es importante entender primero cómo funciona la caché y el propósito que tiene. En pocas palabras, el almacenamiento en caché es el proceso de guardar los datos del sitio en la caché para poder acceder a ellos fácilmente sin tener que recuperar toda esa información del servidor.

En su lugar, el contenido del sitio se carga como una versión estática. Esto da como resultado un tiempo de carga más rápido para tus páginas.

Hay diferentes tipos de almacenamiento en caché. Por ejemplo, en Kinsta, ofrecemos un puñado de mecanismos de almacenamiento en caché a nivel de servidor. También puedes implementar el almacenamiento en caché utilizando un plugin como WP Rocket:

WP Rocket
WP Rocket

Una caché actúa esencialmente como un banco de memoria. Está compuesta por niveles (L1, L2, etc.) y dividida en bloques, también llamados «líneas» Cuando se solicitan datos a la caché, se empieza por el primer nivel para encontrar los datos relevantes, y luego se sigue bajando en la jerarquía. Por supuesto, cuanto más rápido se encuentren los datos solicitados, más rápido se cargarán en el sitio y en los navegadores de los visitantes.

Si los datos solicitados no se encuentran en absoluto, es cuando empiezan a producirse retrasos y problemas. Esto nos lleva a una pérdida de caché.

El almacenamiento en caché de WordPress desempeña un papel importante en la velocidad de tu sitio, pero si la configuración no es la adecuada, puede provocar un fallo de caché. 😱 Lee más aquí ⬇️Click to Tweet

Qué es un fallo de caché

Un fallo de caché es cuando los datos que solicita un sistema o una aplicación no se encuentran en la memoria caché. Esto contrasta con un éxito de caché, que se refiere a cuando el contenido del sitio se recupera y se carga con éxito desde la caché.

En otras palabras, una pérdida de caché es un fallo en el intento de acceder y recuperar los datos solicitados. Hay múltiples razones por las que esto puede ocurrir.

Una de ellas es que, para empezar, los datos nunca se hayan introducido en la caché. Otra posibilidad es que los datos se hayan eliminado en un momento dado. Este desalojo de datos podría haber sido provocado por el sistema de caché, por ejemplo, si se necesitara más espacio, o si se eliminara una aplicación de terceros que lo solicitara. También es posible que la política de time-to-live (TTL) de los datos haya expirado.

Qué ocurre durante una pérdida de caché

Cuando se produce una pérdida de caché, el sistema o la aplicación intentará por segunda vez encontrar los datos. Sin embargo, cuando no es capaz de localizarlo en la memoria caché en el primer intento, el siguiente paso es comprobar la base de datos principal.

Si se encuentran los datos, normalmente se copian y se guardan en la memoria caché, suponiendo que habrá otra petición de ellos en el futuro. La comprobación de los datos en la base de datos principal lleva más tiempo, lo que provoca latencia.

En otras palabras, puede impactar la velocidad y el rendimiento de tu sitio. Cuantos más fallos de caché se produzcan, mayor será la latencia. Como hemos dicho antes, cuando el sistema busca datos relevantes, pasa por cada uno de los niveles de la caché (L1, L2, L3, etc.).

Cada vez que esto ocurre, se produce un retraso, también conocido como penalización por fallo. Por eso es fundamental saber cómo mantener las pérdidas de caché lo más bajas posible.

Cómo reducir las pérdidas de caché (3 consejos clave)

La buena noticia es que hay algunas estrategias que puedes utilizar para aumentar la probabilidad de que los datos solicitados se encuentren en la memoria caché. En última instancia, el objetivo es minimizar la frecuencia con la que tus datos tienen que escribirse en la memoria. Veamos tres consejos que puedes utilizar para reducir las pérdidas de memoria caché.

1. Establece una fecha de caducidad para la vida de la caché

Cada vez que tu caché se purga, los datos que contiene deben escribirse en la memoria después de la primera petición. Por eso, en Kinsta utilizamos el plugin Kinsta MU para que sólo se purguen determinadas secciones de la caché.

Cuanto más purgues tu caché, más probable será que se produzcan fallos de caché. Por supuesto, a veces es necesario limpiar la caché.

Sin embargo, una forma de evitar este problema es ampliar la vida útil de tu caché aumentando su tiempo de caducidad. Ten en cuenta que el tiempo de caducidad debe coincidir con la frecuencia con la que actualizas tu sitio web para asegurarte de que los cambios aparecen para tus usuarios.

Por ejemplo, si no actualizas tu sitio con frecuencia, probablemente puedas establecer el tiempo de caducidad en dos semanas. Por otro lado, si las actualizaciones del sitio son semanales, tu tiempo de caducidad no debería superar uno o dos días.

Tus opciones para hacer esto variarán en función de tu proveedor de alojamiento. Si confías en los plugins de caché, puedes utilizar el plugin WP Rocket. Una vez instalado y activado, puedes ir a Settings > WP Rocket, seguido de la pestaña Cache.

¿Necesita una solución de alojamiento que le dé una ventaja competitiva? Kinsta le ofrece una velocidad increíble, seguridad de última generación y autoescalado. Consulte nuestros planes

Pestaña Caché de WP Rocket
Pestaña Caché de WP Rocket

En la sección Cache Lifespan, podrás especificar el tiempo de caducidad global para cuando se borre la caché. Cuando hayas terminado, puedes hacer clic en el botón Save Changes en la parte inferior de la página.

2. Aumentar el tamaño de tu caché o memoria de acceso aleatorio (RAM)

Otra opción para reducir las pérdidas de caché es aumentar el tamaño de tu caché o memoria RAM. Obviamente, cuanto más grande sea tu caché, más datos podrá contener y, por tanto, menos fallos de caché tendrás.

Sin embargo, aumentar tu memoria RAM puede ser un poco caro. Quizás quieras consultar con tu proveedor de alojamiento para ver cuáles son tus opciones. Por ejemplo, en Kinsta ofrecemos alojamiento escalable. Esto significa que puedes ampliar fácilmente tu plan sin tener que preocuparte por el tiempo de inactividad.

3. Utiliza las políticas de caché óptimas para tus circunstancias específicas

Una tercera forma de reducir las pérdidas de caché es probar diferentes políticas de caché para tu entorno. Entender cuáles son tus opciones y cómo funcionan es clave.

Las cuatro principales políticas de caché son

  1. First In First Out (FIFO): Esta política significa que los datos que se hayan añadido antes a la caché serán los primeros en ser desalojados.
  2. Last In First Out (LIFO): Esto significa que las entradas de datos añadidas en último lugar a la caché serán las primeras en ser eliminadas.
  3. Least Recently Used (LRU): Haciendo honor a su nombre, esta política desaloja primero los datos a los que se ha accedido hace más tiempo.
  4. Most Recently Used (MRU): Con esta política, los datos a los que se ha accedido más recientemente se desalojan primero.

En pocas palabras, aplicar una combinación de las políticas anteriores puede ayudar a reducir las pérdidas de caché incluso cuando no puedas aumentar el tamaño de tu caché. Las políticas indican al sistema de caché qué datos debe eliminar primero para dejar espacio a los nuevos. Si quieres probar esto, puedes ponerte en contacto con tu proveedor de alojamiento para que te ayude.

¿Quieres organizar tu sistema de caché y mejorar el rendimiento general de tu sitio web? 👀 Empieza aquí ⬇️Click to Tweet

Resumen

El almacenamiento en caché es un aspecto esencial de un sitio web rápido. Sin embargo, es crucial entender cómo funciona el sistema de caché para poder ayudar a minimizar y prevenir los retrasos. Uno de los problemas que hay que tener en cuenta es la pérdida de caché.

Como hemos comentado en este artículo, una pérdida de caché se produce cuando los datos solicitados no se encuentran en la memoria caché. Cuando esto ocurre, se requiere que el sistema lo localice en la base de datos principal, lo que puede causar latencia. Para reducir las pérdidas de caché, te recomendamos que establezcas una fecha de caducidad más alta para la vida de tu caché, que aumentes el tamaño de tu memoria RAM o que cambies tus políticas de caché.

Para ayudar a mejorar la velocidad y el rendimiento de tu sitio de WordPress, es importante elegir un proveedor de alojamiento que aproveche los mejores mecanismos de almacenamiento en caché. Echa un vistazo a nuestros planes de alojamiento Kinsta hoy mismo para saber más!


Ahorra tiempo, costes y maximiza el rendimiento del sitio con:

  • Ayuda instantánea de expertos en alojamiento de WordPress, 24/7.
  • Integración de Cloudflare Enterprise.
  • Alcance de audiencia global con 32 centros de datos en todo el mundo.
  • Optimización con nuestra herramienta de monitoreo de rendimiento de aplicación integrada.

Todo esto y mucho más, en un plan sin contratos a largo plazo, migraciones asistidas y una garantía de devolución del dinero de 30 días. Conozca nuestros planes o habla con el departamento de ventas para encontrar el plan más adecuado para ti.