Si te preguntas «¿qué es una SSD?», pero no sabe mucho sobre ella, has llegado al lugar adecuado. Una unidad de estado sólido (SSD – solid-state drive) es un dispositivo de almacenamiento que permite leer, escribir y almacenar datos de forma permanente sin necesidad de una fuente de alimentación constante.

¿En qué se diferencian las SSD de las unidades de disco duro (HDD – hard disk drive)? ¿Cuál es mejor? ¿Y cómo puedes elegir la SSD adecuada para tus necesidades?

En esta guía, te ayudaremos a entender qué es una SSD, la diferencia entre SSD y HDD, los distintos tipos de SSD y cómo elegir la mejor.

Sigue leyendo.

Historia del almacenamiento en estado sólido (SSD)

Un SSD de 2,5 pulgadas. (Fuente de la imagen: Dsimic, vía Wikimedia Commons)
Un SSD de 2,5 pulgadas. (Fuente de la imagen: Dsimic, vía Wikimedia Commons)

¿Sabías que el largo camino del almacenamiento SSD y su desarrollo comenzó en la década de 1950?

Sí, es así de viejo.

Por aquel entonces, se utilizaban en los ordenadores de primera generación (ordenadores de tubo de vacío) a través de dos tecnologías similares: el almacenamiento de solo lectura con capacidad de tarjeta y la memoria de núcleo magnético.

Sin embargo, estas dos soluciones pasaron de moda en las décadas de 1950 y 1960 con la creciente popularidad de componentes de almacenamiento más baratos, como la memoria de tambor.

Como la tecnología está en constante evolución, en los años 70 y 80 los discos SSD volvieron a aparecer, pero eran bastante caros y no se adoptaron de forma generalizada hasta que Dataram introdujo el Bulk Core SSD en 1976. Aunque esta revolucionaria creación de SSD de 2 GB seguía utilizando memoria de núcleo, era muy compatible y funcionaba mucho más rápido que los discos de cabezal fijo.

Las empresas empezaron a desarrollar tecnologías SSD, como el PC-5000 de Sharp con una memoria de burbuja SSD de 128 KB en 1983. En la década de 1990, se introdujeron las SSD basadas en flash y empezaron a ganar popularidad en todo el mundo, pero seguían siendo costosas (hasta 47.000 dólares).

En 2003, Transcend introdujo unidades SSD flash baratas con un conector Parallel Advanced Technology Attachment (ATA o Pata Paralelo) que costaba tan solo 50 dólares. El conector PATA conectaba los discos duros a los ordenadores.

No fue hasta 2006 que las SSD flash fueron comercializadas en masa por Samsung con 32 GB de capacidad y una interfaz PATA. En 2009, OCZ Technology presentó una unidad SSD basada en flash de 1 TB, mientras que Virident Systems desarrolló una segunda generación de unidades SSD basadas en flash con hasta 2,2 TB de almacenamiento en 2012.

A finales de 2012, vimos unidades flash empresariales fiables para aplicaciones de alto rendimiento, como la unidad SDD DC S3700 de Intel. La creciente necesidad de velocidad, alto rendimiento y fiabilidad son factores críticos para el crecimiento y el avance de las SSD frente a las HDD.

¿En qué se diferencia el SSD de un HDD? ¿Cuál es mejor? Y ¿cómo puedes elegir el SSD adecuado para tus necesidades? 🤯 Haz clic para saber más ⬇️Clic para Tuitear

La diferencia entre el SSD y el HDD

Para entender el bombo que se le da a las SSD, primero hay que saber cómo funcionan y en qué se diferencian de una tecnología de almacenamiento heredada como las HDD. Aunque las SSD y las HDD se utilizan para almacenar datos, su funcionamiento es diferente.

Cómo funciona el disco duro

Los discos duros llevan más tiempo en el mercado que las unidades SSD. Puedes encontrarlos en varios dispositivos electrónicos como ordenadores de sobremesa, portátiles, consolas de juegos, teléfonos móviles y tabletas. Sin embargo, ahora se considera una tecnología antigua para almacenar datos debido a su método de funcionamiento.

Una unidad de disco duro (Fuente de la imagen: Wikimedia Commons)
Una unidad de disco duro (Fuente de la imagen: Wikimedia Commons)

Si estás familiarizado con los antiguos tocadiscos, un disco duro es algo parecido. Un HDD es un dispositivo de almacenamiento electromecánico y volátil que consta de varios platos (discos) que giran alrededor de un husillo (eje central). Dispone de un brazo mecánico que le permite escribir y leer datos.

Hay dos tamaños de disco duro populares: el de 2,5 pulgadas que se utiliza en los portátiles y el de 3,5 pulgadas que se encuentra en los ordenadores de sobremesa. La velocidad de un disco duro depende del número de giros/rotaciones que realiza por minuto.

Cómo funciona el SSD

A diferencia de los discos duros, un dispositivo de almacenamiento SSD no tiene partes móviles y los tiempos de acceso son casi instantáneos. Con el SSD, los datos se almacenan en microchips, lo que las hace más rápidas. El tamaño del SSD es menor que el del HDD e incluso pueden montarse directamente en la placa base. Se puede decir que es una forma más avanzada y sofisticada de una memoria USB.

Una unidad SSD (Fuente de la imagen: Wikimedia Commons)
Una unidad SSD (Fuente de la imagen:  Wikimedia Commons)

El SSD dependen de la memoria basada en flash, siendo los dos tipos de flash más populares la NOR y la NAND. La mayoría de los SSD utilizan memoria flash NAND porque es más rápida en las escrituras y de menor tamaño que la NOR. La NAND es una memoria flash no volátil que mantiene los datos almacenados en ella aunque el disco esté apagado.

Mientras que los discos duros tienen un brazo mecánico para leer y escribir datos, una unidad SSD utiliza un procesador (controlador) para leer y escribir datos. También se encarga de almacenar, restaurar, almacenar en caché y limpiar los datos.

La velocidad de lectura y escritura de datos de las SSD, junto con su rendimiento general, viene determinada por su controlador.

Por qué el SSD es mejor que el HDD

Pasemos ahora a la batalla de las unidades de almacenamiento. Mientras que muchos centros de datos y consumidores de bajo presupuesto siguen vendiendo y utilizando el viejo disco giratorio, cada vez más empresas y consumidores se están decantando por las unidades SSD. He aquí el motivo:

  • Velocidad: La velocidad es la ventaja más destacada y significativa de un SSD sobre un HDD. Al no tener partes móviles, una SSD puede leer datos 10 veces más rápido que un HDD y escribir 20 veces más rápido. Además, el proceso de copia del HDD oscila entre 30 MB/s y 150 MB/s, mientras que una SSD estándar tarda 500 MB/s. De este modo, los SSD ofrecen tiempos de arranque más rápidos, tiempos de carga de aplicaciones y archivos (por ejemplo, juegos y vídeos) y transferencia de datos.
  • Eficiencia energética: Debido a que las unidades de disco duro dependen de muchas operaciones mecánicas, se trata de un almacenamiento que consume mucha energía. Por el contrario, las SSD son más eficientes energéticamente y consumen menos energía, prolongando la vida de la batería.
  • Sin sobrecalentamiento: Los SSD son más resistentes al calor, mientras que los HDD tienden a sobrecalentarse, comprometiendo el rendimiento general del sistema.
  • Construcción: El hecho de no tener piezas móviles da a los SSD una ventaja sobre los HDD en términos de durabilidad. Es un dispositivo de almacenamiento más fiable, no vibra y puede soportar golpes, cosa que los discos duros no pueden. Los SSD también son silenciosos, mientras que los HDD son ruidosos.
  • Peso: Las unidades SSD son ligeras en comparación con los discos duros, lo que las hace más eficientes en cuanto a rendimiento y funcionalidad.

Cuándo necesitarías utilizar el SSD

Dadas las diversas ventajas de los SSD frente a los HDD, muchas personas y empresas las están adoptando. Pero esto no significa necesariamente que debas tener un SSD o tirar la casa por ella.

Así pues, echemos un vistazo a algunos de los principales casos de uso de los SSD.

1. Negocios

Las unidades SSD son una excelente opción para los negocios y empresas que gestionan y almacenan montones de datos, gracias a su alta velocidad, alto rendimiento y fiabilidad en la transferencia de archivos y tiempos de acceso.

Por ejemplo, la programación y el diseño gráfico. Aunque los discos duros son habituales entre los diseñadores gráficos y los programadores por su gran capacidad de almacenamiento, los profesionales se han decantado recientemente por los discos SSD por su velocidad. Pueden entregar más proyectos en plazos más cortos que los HDD.

2. Alojamiento del sitio web

La velocidad es un factor esencial en el sector del alojamiento web. Si tu sitio web se carga con lentitud, perderás ingresos y tráfico, lo que acabará matando su negocio en línea. ¿Sabía que la velocidad es uno de los factores críticos para mejorar la clasificación de su sitio web en Google?

Los sitios web profesionales incluyen contenidos ricos y características interactivas, especialmente los sitios con bases de datos intensivas alojados en WordPress. La rápida velocidad de lectura/escritura de un SSD puede ayudar a reducir la latencia y ejecutar las solicitudes rápidamente, haciendo que tu sitio web de WordPress cargue más rápido. Hemos escrito extensamente sobre cómo puede acelerar su sitio web de WordPress.

La seguridad de los datos es otra razón importante para utilizar los SSD, ya que los discos duros son vulnerables a los fallos mecánicos, lo que conlleva riesgos de pérdida de datos. Como se ha mencionado anteriormente, las SSD son más resistentes a los daños físicos, lo que las convierte en una mejor opción para salvaguardar los datos.

A diferencia de los discos duros, las unidades SSD no sufren fragmentación de datos, lo que mejora el rendimiento general. Su bajo consumo de energía también es ideal para que las empresas de alojamiento web ahorren energía y reduzcan el consumo de electricidad, lo que les permite ser más respetuosas con el medio ambiente.

Aquí en Kinsta, creemos en el poder de los SSD, y todos nuestros planes vienen con almacenamiento SSD. Vea cómo desarrollamos la solución de alojamiento de WordPress más rápida y cómo elegir la capacidad de almacenamiento adecuada para tu sitio web.

3. Juegos de azar

Las SSD son muy populares entre los entusiastas de los juegos, y no es de extrañar. El rendimiento de los SSD es ideal para los juegos, desde la velocidad hasta la durabilidad y la eficiencia energética. Los juegos de hoy en día están cargados de pesadas texturas y modelos que pueden tardar hasta 3 minutos en cargarse con un disco duro. Pero con un SSD, el mismo juego se cargaría en menos de un minuto.

4. Viajando

Ya sea un investigador, un trabajador de servicios públicos o un bloguero/vlogger, necesitarás una unidad SSD portátil si viaja con regularidad. En efecto, los SSD y los HDD se presentan en forma interna y externa. Sin embargo, los SSD son más duraderas gracias a su mecanismo no volátil y no ocupan mucho espacio en comparación con los HDD externas.

Diferentes tipos de unidades SSD

Hoy en día existen diferentes tipos de unidades SSD en el mercado. Probablemente hayas escuchado los términos «SATA», «NVMe», «PCIe» y «M.2», pero ¿qué son exactamente?

Para empezar, los diferentes tipos de SSD dependen principalmente de la interfaz de conexión entre la unidad de almacenamiento y el ordenador o servidor. Vamos a sumergirnos en cada tipo.

Diferentes tipos de SSD (Fuente de la imagen: Tech Society)
Diferentes tipos de SSD (Fuente de la imagen: Tech Society)

SATA

La primera interfaz o generación utilizada con las unidades SSD se llama Serial Advanced Technology Attachment (SATA). Es la interfaz más utilizada entre los discos duros y los dispositivos de almacenamiento.

SATA ofrece velocidades de hasta 600 MB/s, y su tamaño se adapta a la mayoría de los portátiles y PC, de ahí su popularidad. SATA también existe en un tamaño más pequeño, denominado mini-SATA (mSATA).

SATA es la más lenta de todos los tipos de SSD, pero sigue teniendo una velocidad de transferencia de datos hasta 5 veces superior a la de los discos duros.

NVMe

La Non-Volatile Memory Express (NVMe) es un protocolo para los SSD que permite alcanzar velocidades de intercambio de datos de hasta 2600 MB/s, es decir, casi 5 veces más rápido que las SSD SATA. Las SSD NVMe son más nuevas que las SATA y suelen utilizar la interconexión de componentes periféricos express (PCIe), de la que hablaremos con más detalle a continuación.

Las unidades SSD NVMe son más caras que las SATA y suelen requerir más potencia. Por eso solo se utilizan para necesidades específicas, como para empresas que priorizan las altas velocidades de procesamiento y transferencia de datos.

El protocolo NVMe también funciona con la memoria flash, lo que significa que incluso las unidades SSD NVMe externas o portátiles tendrán un rendimiento tan rápido como las unidades SSD NVMe conectadas internamente.

Conector PCIe

También se pueden clasificar las unidades SSD en función de los conectores utilizados, que definen la velocidad de transferencia de datos.

PCIe es el mismo conector que se utiliza para conectar las tarjetas gráficas de alto rendimiento directamente a la placa base. Cuando las SSD NVMe utilizan conectores PCIe, ofrecen las mayores velocidades de procesamiento y transferencia de datos posibles.

Sin embargo, la diferencia de velocidad, o de ancho de banda, se nota más cuando se trata de archivos de gran tamaño (50 GB o más), pero cuando se inicia Windows o se lanza un juego, no habrá mucha diferencia con respecto al uso de las típicas unidades SSD.

Conector M.2

Anteriormente conocido como Factor de Forma de Nueva Generación (NGFF – Next Generation Form Factor), el conector M.2 garantiza que una SSD alcance la mayor velocidad posible (más de 2600 MB/s). Si la placa base del ordenador no tiene un conector M.2, entonces se utiliza una tarjeta PCIe con un conector M.2 para conectar el SSD NVMe a la placa base.

Si la placa base del ordenador ya tiene un conector M.2, encontrarás el almacenamiento etiquetado como «SATA M.2» o «NVMe M.2». Sin embargo, si la placa base no lo tiene y tiene una tarjeta PCIe con un conector M.2 incorporado, estará etiquetado como «PCIe NVMe M.2 SSD».

El conector M.2 tiene un tamaño relativamente pequeño y está ahí para sustituir a mSATA. También es adecuado para portátiles de pequeño tamaño, así como para dispositivos más grandes. El conector M.2 es compatible con SATA, PCIe e incluso con USB 3.0.

Ventajas y desventajas del SSD

Por lo que hemos comentado hasta ahora sobre las unidades SSD, ya tienes una idea bastante clara de sus principales ventajas.

Recapitulemos: Son mucho más rápidos que las unidades de disco tradicionales. También son más fiables en el sentido de que ofrecen un rendimiento más estable. Además, son más eficientes energéticamente y de menor tamaño.

¿Qué hay de las desventajas del SSD? Bueno, el SSD se queda atrás en algunas cosas:

  • Precio: El precio es la desventaja más significativa de un SSD. Aunque se han abaratado y son cada vez más asequibles, siguen siendo más caras que los discos duros. Dicho esto, las SSD siguen sin ser adecuadas para todo el mundo, especialmente para los usuarios con un presupuesto ajustado.
  • Capacidad de almacenamiento: Algunos usuarios priorizan la capacidad de almacenamiento sobre el rendimiento, ya que utilizan el almacenamiento para archivos generalmente grandes como películas, música, fotos, etc. Aunque hay discos SSD que pueden ofrecerte hasta 4 TB de almacenamiento, siguen siendo limitados en capacidad si los comparas con los discos duros.
  • Escritura/borrado limitado: las unidades SSD tienen un ciclo de escritura/borrado limitado. Por ejemplo, las unidades SSD de consumo tienen un número limitado de ciclos de escritura/borrado que oscila entre 3.000 y 5.000 ciclos. Las unidades SSD de gama alta pueden tener ciclos de escritura/borrado de hasta 100.000 ciclos.

Precios de los SSD

A pesar de que los SSD suelen ser más caras que los HDD, la demanda de SSD ha aumentado rápidamente, especialmente con las plataformas basadas en la nube, por las ventajas que hemos comentado anteriormente. Otros factores también contribuyen a la caída de los precios de los SSD desde su lanzamiento.

Por ejemplo, el precio de la memoria flash NAND ha bajado en los últimos dos años. Además, el paso a los procesos de 96 y 128 capas desde las tecnologías de 32 y 64 capas ha permitido encajar más almacenamiento en un espacio más reducido, reduciendo así el coste de los materiales.

Otro factor es la amplia gama de unidades SSD que hay en el mercado para los consumidores hoy en día, desde las más económicas hasta las opciones premium. Por ejemplo, puedes conseguir la ADATA XPG SX8200 Pro con 1 TB de almacenamiento y la interfaz 3D NAND NVMe Gen3x4 PCIe M.2 2280 por tan solo 150 dólares, o la SSD Crucial MX500 3D NAND SATA con 500 GB de almacenamiento por unos 60 dólares.

Cuando compres una unidad SSD, calcule el coste por gigabyte. Pero ten en cuenta que las unidades de gran capacidad de almacenamiento – las mayores de 256 GB – te ofrecerán una mejor relación calidad-precio.

Cómo elegir el SSD adecuado

La elección del tipo de unidad SSD correcto depende de algunos factores, como el presupuesto, el tamaño de la capacidad de almacenamiento deseada y el tipo de dispositivo (ordenador de sobremesa, portátil, servidor, etc.).

1. Presupuesto

La forma más asequible de almacenamiento es, en efecto, el disco duro, mientras que las unidades SSD, incluso con todos sus tipos, suelen ser más caras.

Los SSD SATA son el tipo de SSD más asequible. En otras palabras, si tienes un presupuesto reducido, pero buscas rendimiento, entonces los SSD SATA son la opción más adecuada para ti.

Por otro lado, si el presupuesto no es un problema, un NVMe de mejor rendimiento es la opción más eficiente.

2. Capacidad de almacenamiento

Las unidades de estado sólido (SSD) están disponibles cada vez con mayor capacidad de almacenamiento. Cuanto mayor sea la capacidad, más rentables serán. Un sencillo cálculo puede ayudarte a decidir exactamente la cantidad de almacenamiento SSD que necesitarás en tu PC.

En primer lugar, sepa cuántos datos utiliza al mes, de media. Luego, añade a eso un mínimo del 20% para estar seguro. Esa es la parte de almacenamiento que necesitas.

Por ejemplo, si todos los archivos y datos que utiliza tienen un tamaño medio total de 700 GB, entonces una unidad SSD de 1 TB será más que perfecta para ti. Sin embargo, si tu uso no supera los 500 GB, entonces un SSD de 512 GB parece suficiente.

3. Tipo de dispositivo

Gracias al continuo desarrollo de las unidades SSD y sus conectores, sus tamaños son cada vez más reducidos, conservando su rendimiento. Como resultado, la mayoría de los SSD son compatibles con la mayoría de los dispositivos informáticos y sus placas base.

Dicho esto, el tipo de SSD utilizado depende de si su dispositivo es compatible con él. Pero eso siempre se puede ajustar con el conector adecuado.

El único tipo que no funciona con algunos dispositivos es el SSD SATA debido a su gran tamaño. Por eso es más común en dispositivos más grandes, como los ordenadores de sobremesa.

Por otro lado, las SSD NVMe son compatibles con casi todos los dispositivos, especialmente cuando utilizan el conector M.2.

Si todavía no está seguro de qué tipo de SSD debe utilizar, eche un vistazo a la siguiente tabla comparativa:

Tipo de SSD Asequibilidad Ventajas Desventajas Lo mejor para
SATA Asequible El tipo más barato de SSD Rendimiento más lento que las SSD NVMe Uso doméstico
NVMe Relativamente caro Alto rendimiento y tamaño reducido Relativamente caro y puede necesitar un conector para ser compatible con algunos dispositivos Uso comercial, juegos, alojamiento de sitios web
Todo lo que necesitas saber para entender qué es un SSD, la diferencia entre SSD y HDD, los distintos tipos de SSD y cómo elegir el mejor 👇Clic para Tuitear

Resumen

No cabe duda de que el mercado de los SSD está en auge debido a la mayor demanda de las empresas y los servicios de alojamiento web. Pero, ¿reemplazarán los SSD a los discos duros de forma permanente? Todavía no se sabe si los discos duros serán cosa del pasado, dada su generosa capacidad de almacenamiento y su coste asequible.

Sin embargo, el coste de los SSD está disminuyendo. Y su disponibilidad en diferentes capacidades de almacenamiento, tamaños y configuraciones las hace más asequibles que nunca.

Te recomendamos que utilices discos SSD en lugar de discos duros para tus ordenadores de sobremesa y portátiles. Y si buscas un alojamiento SSD gestionado para tu sitio de WordPress, ¡te tenemos cubierto!

¿Cuál fue tu elección a la hora de decidir entre SSD y HDD? Háznoslo saber en los comentarios.


Ahorra tiempo, costes y maximiza el rendimiento del sitio con:

  • Ayuda instantánea de expertos en alojamiento de WordPress, 24/7.
  • Integración de Cloudflare Enterprise.
  • Alcance de audiencia global con 35 centros de datos en todo el mundo.
  • Optimización con nuestra herramienta de monitoreo de rendimiento de aplicación integrada.

Todo esto y mucho más, en un plan sin contratos a largo plazo, migraciones asistidas y una garantía de devolución del dinero de 30 días. Conozca nuestros planes o habla con el departamento de ventas para encontrar el plan más adecuado para ti.