Un nombre de dominio totalmente cualificado o FQDN es la URL completa de un determinado sitio o servidor. Utilizar el FQDN de un sitio suele ser más fiable que utilizar su dirección IP o, en algunos casos, su nombre de dominio parcialmente cualificado.

Por ejemplo, digamos que la URL del sitio web de tu empresa es «tuempresa.com». Si alojas un servicio de correo electrónico en el sitio web de tu empresa (lo que probablemente harías), el servicio de correo electrónico podría tener un FQDN de mail.tuempresa.com. Al especificar «mail.» antes del resto del nombre de dominio, has proporcionado un nombre de dominio completamente cualificado que se refiere a un servicio específico.

Si esto no está del todo claro, no te preocupes. En este artículo, nos adentraremos en los FQDN, cómo funcionan y cuándo puedes (o no) querer utilizar uno.

¿Qué es un Nombre de Dominio Totalmente Cualificado?

Un nombre de dominio totalmente cualificado (FQDN) es el nombre de dominio completo de un servidor o host específico en Internet. Pero, ¿qué hace que un nombre de dominio sea «completo»?

La respuesta depende del dominio, y de sus muchas partes.

Una captura de pantalla que muestra el panel de control del sistema mostrando el FQDN de un alojamiento
Panel de control del sistema mostrando el FQDN de un host

Mientras que un servidor puede tener un FQDN de «www.myserver.com», otro puede tener un FQDN de «mail.anotherserver.com». En el segundo caso, si es necesario especificar el subdominio «mail» para llegar a un servidor específico (en este caso, es probable que sea un servidor de correo), entonces «mail.anotherserver.com» es el FQDN de ese servidor.

Para decirlo de forma más sencilla, un FQDN es casi como una ruta completa a un determinado servidor. Mientras que cada parte de un nombre de dominio (como el propio nombre, .com, etc.) especifica una parte de la ruta, el FQDN es la ruta o dirección completa.

Es casi como especificar un número de apartamento después de la dirección de un edificio de apartamentos. Por ejemplo, si vivieras en el apartamento 21 de 123 Kinsta Drive, entonces «123 Kinsta Drive nº 21» o «123-21 Kinsta Drive» sería el FQDN de tu apartamento. Como veremos más adelante, la dirección del propio edificio de apartamentos se denomina nombre de dominio parcialmente cualificado (PQDN).

Para que esto tenga un poco más de sentido, vamos a profundizar en la estructura de los FQDN y de los nombres de dominio en general.

¿Preparado para sumergirte en los Nombres de Dominio Completamente Cualificados (también conocidos como FQDN), cómo funcionan y cuándo podrías (o no) querer utilizar uno? ✅ ¡Vamos! 🚀Clic para Tuitear

Estructura de un FQDN

Un FQDN consta de dos partes distintas: un nombre de servidor y un nombre de dominio. Volviendo al ejemplo de «myserver.com», «myserver» es el nombre de servidor, mientras que «.com» es el nombre de dominio.

Pero, ¿no es técnicamente la dirección completa («myserver.com») el nombre de dominio? Sí, pero hay algunas distinciones. Dependiendo de a qué te refieras, algunos términos pueden utilizarse indistintamente, ¡incluso por tu registrador de dominios!

Antes de que las cosas se compliquen demasiado, veamos un ejemplo claro.

Estructura de una URL. ¿Qué parte es el FQDN?
Estructura de una URL (Fuente: InterNetX)

El dominio que aparece en el enlace es una URL completa o localizador uniforme de recursos. En este caso, el FQDN es simplemente «www.internetx.com», con «internetx» como dominio de segundo nivel y «.com» como extensión de dominio de primer nivel. Juntos, los dominios de primer y segundo nivel se unen para formar el nombre de dominio único «internetx.com»

Pero nuestro FQDN aún no está completo Sólo necesitamos un componente más, que es el nombre del subdominio.

Por defecto, el subdominio de la mayoría de las URL es «www», abreviatura de World-Wide Web. Este subdominio especifica que el nombre de dominio puede verse en un navegador web y que se puede acceder a él utilizando el protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP, o el prefijo «https://» que se muestra en la imagen).

Aunque no tienes que preocuparte por el HTTP, el subdominio es una parte muy importante de un FQDN. Con el subdominio «www» por defecto, el FQDN de nuestro ejemplo es «www.internetx.com» Aunque puede haber variaciones en función de la página que quieras visitar (como «www.internetx.com/contact»), «www.internetx.com» sigue siendo el FQDN o nombre de servidor.

Por ejemplo, digamos que has registrado «www.mysite.com» en tu registrador de dominios.

  • .com es el dominio de primer nivel
  • mysite es el dominio de segundo nivel
  • mysite.com es el nombre de dominio
  • www.mysite.com es el nombre de dominio completo (FQDN)

Al especificar la ruta completa «www.mysite.com», hemos especificado el nombre de dominio completo o totalmente calificado .

Ahora es cuando las cosas se ponen un poco interesantes. ¿Recuerdas el subdominio «www»? Pues bien, resulta que ese no es el único subdominio posible — ni el único FQDN posible.

Dependiendo de la configuración del propietario o del administrador, un alojamiento puede tener varios subdominios que pueden adoptar nombres distintos de «www» Lo hemos visto antes con el ejemplo de «mail.anotherserver.com», donde el «mail.» anterior es el subdominio de «anotherserver.com».

Aquí, «mail.anotherserver.com» es el FQDN del servidor de correo de «anotherserver.com». El administrador también podría establecer otro subdominio, como «prueba», que tendría el FQDN independiente «prueba.anotherserver.com».

A partir de este ejemplo, puedes ver que es posible que un mismo dominio tenga varios FQDN. Como cada subdominio especifica un recurso diferente (como un servidor de correo o cualquier otra cosa), cada uno tiene también su propio FQDN que también especifica ese mismo recurso. En otras palabras, si quieres acceder a algo concreto en un alojamiento web, tienes que especificar su ruta completa — en este caso, el dominio con el subdominio correspondiente adjunto.

Así que, para recapitular: un FQDN es la ruta completa nombre de dominio de un recurso concreto. Si simplemente intentas acceder a la página de inicio de «miservidor.com», entonces «miservidor.com» es el FQDN de la página de inicio. Del mismo modo, si intentas acceder al servidor de correo en «mail.myserver.com», entonces «mail.myserver.com» es — lo has adivinado — el FQDN del servidor de correo.

Sin embargo, un FQDN no es el único tipo de nombre de dominio «cualificado». En la siguiente sección, veremos los nombres de dominio parcialmente cualificados y en qué se diferencian de los FQDN.

FQDN vs. Nombre de Dominio Parcialmente Cualificado (PQDN)

Un nombre de dominio parcialmente cualificado (o PQDN) especifica sólo una parte del nombre de dominio. Suele ser el nombre del alojamiento, como «miservidor.com», en lugar del FQDN completo «mail.miservidor.com».

Sin embargo, un PQDN puede ser cualquier parte de un FQDN. Por ejemplo, mira la siguiente diapositiva.

FQDN vs. PQDN para los más técnicos
FQDN vs. PQDN para los más técnicos

Aunque no tienes que preocuparte por las «cadenas nulas» y demás jerga, fíjate bien en las dos casillas de la parte inferior de la imagen.

Observa los tres ejemplos de FQDN («challenger.atc.fhda.edu», etc.) y el PQDN asociado a cada uno. Fíjate en que un PQDN puede ser cualquier segmento parcial de un FQDN, como por ejemplo sólo el «www» en «www.funny.int».

¿Pero por qué molestarse en hacer la distinción o incluso preocuparse por los PQDN en primer lugar?

Muchas de las razones son en gran medida técnicas, y no vamos a aburrirte con ellas. Sin embargo, si piensas utilizar un FQDN para tu blog o sitio web (lo que probablemente deberías hacer), tener en cuenta ciertos PQDN es fundamental para que sea accesible.

Por ejemplo, si un usuario utiliza un PQDN para acceder a tu sitio web, puedes habilitar una configuración que rellene automáticamente las partes que faltan para crear un FQDN y redirigirlo a un recurso específico. La mayoría de los proveedores de alojamiento ofrecen diferentes opciones para configurar esta opción.

Aunque los detalles técnicos están fuera del alcance de este artículo (y de todos modos pueden variar entre los proveedores de alojamiento), es importante tenerlo en cuenta. Para empezar, poder convertir un PQDN en un FQDN automáticamente es la principal razón por la que los proveedores de alojamiento web deberían conocer los FQDN.

Terminemos con un ejemplo más para que todo quede claro.

El Ejemplo de un Apartamento

¿Recuerdas nuestro edificio de apartamentos de antes? Pues aquí tienes una imagen del mismo.

¿Cuál es el FQDN de un apartamento?
¿Cuál es el FQDN de un apartamento?

Bastante elegante, ¿verdad?

Supongamos que te acabas de mudar al apartamento de arriba a la derecha que se muestra en el recuadro rojo (y, por suerte, hace esquina). Recibes las llaves del propietario y estás listo para actualizar tu dirección postal y empezar a recibir correo basura de nuevo.

Supongamos que el número de tu piso es el 10, y que la dirección del edificio es 123 Kinsta Drive. ¿Qué escribirías como dirección?

El sentido común diría algo como «123 Kinsta Drive nº 10» o «123-10 Kinsta Drive». Sin embargo, si sólo especificara «123 Kinsta Drive», tu correo sólo llegaría al portal del edificio y no a tu buzón. Del mismo modo, si sólo dijeras «nº 10», tu correo no llegaría a ninguna parte.

Para asegurarte de que tu correo te llega, indicas tu dirección completa — 123 Kinsta Drive nº 10. Puedes pensar en esto como el FQDN de tu apartamento.

Del mismo modo, puedes pensar en «123 Kinsta Drive »como el PQDN (o nombre de dominio/host) de tu piso. Aquí, añadir el número de tu unidad es el subdominio que crea el FQDN (tu dirección completa).

A veces, el PQDN es suficiente tanto para los hosts web como para los edificios de apartamentos. Por ejemplo, si el remitente especifica tu nombre pero no el número de tu unidad en la dirección de envío, el conserje del apartamento podría reconocer que iba dirigida a ti y completar la dirección él mismo. Esto es lo mismo que si un proveedor de alojamiento web reconoce un PQDN y rellena la información que falta para completar un FQDN.

¡Uf! Ha sido mucha información, pero espero que ya te hayas hecho una idea.

Entonces, después de todo esto, ¿cuál es el beneficio de tener un FQDN? Aunque ya hemos mencionado cómo puede ayudar a los usuarios a navegar hacia recursos específicos, hay algunos beneficios más que hacen que los FQDN sean incalculable.

¿Por Qué Tener un FQDN para tu Sitio?

Tanto si eres administrador de un sitio como si sólo eres un visitante, el uso de un FQDN es útil por muchas posibles razones. A continuación te contamos algunos de los beneficios más comunes.

Más Conveniente que una Dirección IP

Hay dos formas de dirigir un sitio web: el FQDN del sitio web o la dirección IP.

Imagen que muestra cómo los dominios y las direcciones IP pueden utilizarse indistintamente
Los dominios y las direcciones IP pueden utilizarse indistintamente (Fuente: Starlink)

Abreviatura de Protocolo de Internet, la IP es un conjunto de reglas responsables de cómo se formatean y envían los datos a través de Internet. Es este conjunto de reglas el que nos permite visitar sitios web, descargar archivos y mucho más.

Parte de este conjunto de reglas es un esquema de direccionamiento conocido como dirección IP. Al igual que nuestro edificio de apartamentos en 123 Kinsta Drive, cada dispositivo conectado a Internet — ya sea un ordenador, un servidor o uno de esos frigoríficos inteligentes — tiene su propia dirección IP. Acceder a un sitio web requiere el envío de datos de «correo» de ida y vuelta entre tu ordenador y el servidor del sitio web.

Cuando proporcionamos un nombre de dominio, estamos proporcionando una etiqueta para una dirección IP. Por ejemplo, una prueba rápida muestra que la IP del FQDN «kinsta.com» es 104.18.42.131.

"Hacer ping" a kinsta.com para revelar su dirección IP
Haciendo «ping» a kinsta.com para revelar su dirección IP

Ahora bien, ¿qué prefieres escribir en tu navegador: una torpe cadena de números o simplemente «kinsta.com»? Si eres como la mayoría de la gente, probablemente prefieras el nombre de dominio.

Esta es la ventaja de tener un FQDN dedicado. Aunque la mayoría de los planes de alojamiento web permiten una fácil integración con los nombres de dominio, técnicamente no es la opción por defecto. Por ello, tener un FQDN o nombre de dominio para tu sitio es crucial para que sea accesible y fácil de navegar.

Como veremos en la siguiente sección, también podemos tener varios FQDN para varios recursos.

Una Ruta Única para Cada Recurso

A veces, tu sitio web puede ser más que un sitio web. Puede que quieras tener un servidor de correo electrónico independiente bajo el mismo nombre de dominio. O tal vez quieras enlazar con un servidor independiente para poder alojar una aplicación o una plataforma de software.

¿Luchando con el tiempo de inactividad y los problemas de WordPress? Kinsta es la solución de alojamiento diseñada para ahorrarle tiempo! Vea nuestras características

En cualquier caso, añadir otros recursos — es decir, servidores para alojar correo electrónico y aplicaciones — suele requerir una dirección IP distinta para cada recurso. En consecuencia, cada recurso puede tener también un FQDN distinto.

Por ejemplo, el siguiente diagrama muestra varios clientes (dispositivos personales) que se conectan a los servidores a través de Internet.

Una imagen que muestra a los clientes que se conectan a varios servidores a través de Internet
Clientes conectándose a múltiples servidores a través de Internet

En este caso, cada servidor del diagrama podría cumplir una función diferente en el mismo sitio web, como por ejemplo que uno sea un alojamiento web y el otro un servidor de correo. Sin embargo, a pesar de utilizarse para el mismo sitio web, cada uno podría tener una dirección IP o FQDN diferente.

Tener un FQDN distinto para recursos distintos es muy conveniente cuando se trata de acceder, por ejemplo, al servidor de correo electrónico de tu sitio sin visitar la página principal. En el caso de los FQDN, esta división suele hacerse utilizando subdominios, como anteponiendo «mail» a «myserver.com» para crear el FQDN «mail.myserver.com».

Independientemente de cómo se haga, los FQDN facilitan mucho la segmentación y el acceso a recursos específicos de tu sitio web. Como veremos en el siguiente apartado, esto también ayuda a mantener el orden.

Mejor Organización

Al asignar FQDNs a distintas secciones de tu sitio web, disfrutarás de una mayor visibilidad al tiempo que mantienes todo organizado.

Aunque el apartado anterior se centró en diferentes FQDN para diferentes servidores, también es posible dividir un único servidor para crear varios servidores virtuales. Cada uno de estos servidores virtuales puede tener su propia dirección IP y, por extensión, su FQDN.

Puede parecer un concepto de alta tecnología, pero es una práctica común conocida como virtualización. De hecho, muchos servicios de alojamiento gestionado ofrecen funciones de virtualización.

Para ver un ejemplo, echa un vistazo a la siguiente imagen.

Una imagen que muestra un servidor virtualmente dividido en tres secciones separadas
Un servidor virtualmente dividido en tres secciones separadas

Aquí, un único servidor se divide virtualmente en varios servidores utilizando la virtualización. La virtualización es gestionada por un tipo especial de sistema operativo conocido como hipervisor, que asigna una parte del hardware físico del servidor (memoria, CPU, etc.) a cada servidor virtual.

Si el servidor también está conectado a Internet (como un servidor web), el hipervisor también puede asignar direcciones IP virtuales, a las que se puede acceder mediante FQDN. Aunque el propio servidor seguirá teniendo una sola dirección IP, el hipervisor puede ayudar a dirigir el tráfico a diferentes servidores virtuales en función del FQDN proporcionado.

Pero no te preocupes demasiado por los detalles de la virtualización — es sólo un ejemplo para demostrar lo organizado que se puede estar con los FQDN. De forma similar a este ejemplo, también puedes utilizar los FQDN para acceder a servicios y protocolos de dominio individuales (como el Protocolo de Transferencia de Archivos o FTP) en el mismo servidor.

Necesario para Obtener Certificados SSL

Los certificados de capa de conexión segura (SSL) sólo se conceden a los sitios web con un FQDN. Por lo tanto, no sólo es beneficioso para cualquiera que quiera generar confianza, sino que también es una necesidad.

Pero, ¿qué es un certificado SSL?

Sólo un FQDN puede conseguir que tu sitio tenga ese "https" superseguro
Sólo un FQDN puede conseguir para tu sitio ese «https» superseguro

Cuando compras online, puede que (con suerte) notes que la barra de tu navegador cambia cuando haces una transacción. Como se muestra en la imagen anterior, este cambio suele ser en forma de un candado y un «https» (en lugar de un simple «http») delante de la URL.

Puede ser un cambio sutil, pero es importante. El cambio se debe a los certificados SSL, que son pequeños archivos de datos que aseguran y cifran la conexión entre un usuario y un sitio web. Por ello, los certificados SSL son muy importantes para realizar transacciones seguras y establecer la confianza.

Sin embargo, la única forma de obtener un certificado SSL es tener un FQDN para tu sitio web. Dado que los certificados SSL tratan de vincular la identidad de una organización a una ubicación (como una tienda de comercio electrónico a su servidor físico),

Aunque no vamos a profundizar demasiado en los tipos de certificados SSL, ten en cuenta que se necesita uno para cada FQDN de tu sitio web. En otras palabras, si tu sitio tiene los FQDN «www.myserver.com» y «shop.myserver.com», necesitarás dos certificados SSL si quieres asegurar ambos.

Como los dominios y los certificados SSL suelen costar dinero (a no ser que consigas uno gratuito con los planes de alojamiento de Kinsta), suele ser mejor asegurar el FQDN en el que se necesita una conexión segura. Por ejemplo, «tienda.miservidor.com» tendría prioridad sobre «www.myserver.com», suponiendo que los usuarios vayan a realizar transacciones seguras allí. De esta forma, cuando el usuario vaya a realizar la compra, el tráfico HTTP se dirigirá automáticamente a HTTPS y asegurará la conexión.

Tener un certificado SSL y un FQDN también puede ayudar a mejorar tu posicionamiento en los motores de búsqueda de Google y otros.

Alternativa Más Fácil para las Conexiones Remotas

Un FQDN suele ser la forma más cómoda de establecer conexiones remotas. La siguiente captura de pantalla puede resultar familiar a algunos usuarios de empresas.

Una captura de pantalla que muestra cómo utilizar un FQDN para establecer una conexión de escritorio remoto
Usando un FQDN para establecer una conexión de escritorio remoto

Puede parecer obvio, pero especificar un FQDN para un servidor remoto o una máquina virtual no es la única opción disponible. Al igual que la conexión a un sitio web con su dirección IP, también puedes conectarte a un servidor remoto utilizando la dirección IP del mismo.

Por supuesto, los FQDN y las direcciones IP siguen representando lo mismo. Sin embargo, cuando estableces una conexión remota con un FQDN, el servidor DNS lo compara con una tabla de direcciones IP vinculadas. Una vez que se encuentra una coincidencia, el servidor se conecta con el servidor remoto, que normalmente devolverá una solicitud de inicio de sesión.

Aparte de ser la opción más cómoda, utilizar un FQDN es a veces tu única opción. Por ejemplo, si intentas conectarte a un servidor remoto que no comparte el mismo proveedor de servicios de Internet (ISP) que tú, a menudo tendrás que utilizar un FQDN. Esto es para que tu DNS pueda resolver el nombre y conectarte al host correcto.

¿Has oído hablar de un FDQN? 🤔 Es la abreviatura de Fully Qualified Domain Name (Nombre de Dominio Completamente Calificado), y este post contiene todo lo que necesitas saber sobre ellos 😄Clic para Tuitear

Resumen

Un FQDN es una manera fácil y adecuada de especificar una ruta completa a un servidor o host en particular. Además de ser conveniente, tener un FQDN también es útil para organizar tus recursos, obtener certificados SSL y conectarte remotamente.

Por supuesto, todo FQDN necesita un alojamiento fiable y gestionado. Para obtener más información sobre el Alojamiento de Aplicaciones, el Alojamiento de Bases de Datos y el Alojamiento Administrado de WordPress de Kinsta, programa una demostración gratuita o contacta con un experto en alojamiento hoy mismo.


Ahorra tiempo, costes y maximiza el rendimiento del sitio con:

  • Ayuda instantánea de expertos en alojamiento de WordPress, 24/7.
  • Integración de Cloudflare Enterprise.
  • Alcance de audiencia global con 35 centros de datos en todo el mundo.
  • Optimización con nuestra herramienta de monitoreo de rendimiento de aplicación integrada.

Todo esto y mucho más, en un plan sin contratos a largo plazo, migraciones asistidas y una garantía de devolución del dinero de 30 días. Conozca nuestros planes o habla con el departamento de ventas para encontrar el plan más adecuado para ti.